sábado, 25 de julio de 2015

Usando la mano derecha para otras cosas. Sí, se pueden hacer otras cosas con la mano derecha.

Seguimos con la racha productiva.
Resulta que it dawned on me, que dirían los guiris, que le estamos prestando poca atención al tema rítmico puro y duro, es decir, a hacer con la guitarra el papel que tendría un percusionista o un batería. No me refiero a la modita esa relativamente nueva de tocar y dar golpecitos a la acústica (algo que me pone de los nervios, pa qué mentir) que también entraría en esa categoría, sino a la posibilidad de usar nuestra guitarra como un instrumento rítmico a la par que armónico en contexto de banda, en temas de funk, soul, boogaloo, disco, etc.
Probablemente convendréis conmigo en que los géneros donde precisamente lo rítmico y lo armónico se fusionan de forma más lograda en la guitarra es el funk o el soul. Si cogéis algún tema clásico de funk o boogaloo o similares y os fijáis en la guitarra veréis que muchas veces se están tocando uno o dos acordes en todo el tema con alguna variación en el plano armónico, mientras todo el peso, la importancia, la genialidad, los lleva el plano rítmico.

Bien, pues para empezar a conseguir esto os he preparado este video.




Vuestros deberes van a ser practicar por encima de canciones típicas de funk o soul, pero simplemente rasgueando con las cuerdas muteadas, sin poner ningún acorde, simplemente para ir soltando la muñeca y asimilando el ritmo.
La segunda parte de vuestros deberes va a ser preparaos una base rítmica (metrónomo, caja de ritmos, pista de acompañamiento) y sobre ella practicar intercambiando uno o dos acordes (por ejemplo, lam7 y rem7 con cejilla - traste 5) intentando darle todo el groove posible.

Tip: a las pijipis les encanta el funk y el soul, por lo que si queréis ligotear guitarrilmente con las pijipis en las noches ibicencas o de las playas de Tarifa, esta lección os puede venir bien....

No hay comentarios:

Publicar un comentario